lunes, 16 de enero de 2012

"ANALISIS DEL INCREMENTO DE LA CESTA BÁSICA EN VENEZUELA EN EL AÑO 2011"

AUTORES:
  • Vidal Gilda
       V-20959378
  • Ardila Johany
       V-26783515

Sección: 31

      
  La cesta básica según Rumbiola (2011) “es un conjunto de bienes y servicios que tienen carácter de indispensables para todo tipo de familia  y que ésta debe poseer para poder satisfacer sus necesidades básicas de consumo a partir de su ingreso”.

       De acuerdo a las diferentes normas y tratados internacionales, donde se establece las políticas alimentarias que los diferentes gobiernos del mundo deben respetar y buscar los diversos mecanismos para cumplirlos, como lo son en la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo: 25 "Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad".
      Nuestro país ha sido garante y ha firmado ésta declaración como compromiso de su política estatal un vivo ejemplo de ello es en la constitución de la república Bolivariana de Venezuela:
    Según la constitución de la república Bolivariana de Venezuela: Artículo 19 (2000),"El Estado garantizará a toda persona, conforme al principio de progresividad y sin discriminación alguna, el goce y ejercicio irrenunciable, indivisible e interdependiente de los derechos humanos. Su respeto y garantía son obligatorios para los órganos del Poder Público de conformidad con la Constitución, los tratados sobre derechos humanos suscritos y ratificados por la República y las leyes que los desarrollen"

        Con lo anterior se demuestra que tanto a nivel internacional como a nivel nacional se deben de establecer políticas económicas los suficientemente responsables que apunten a un bienestar social y una dignidad humana, donde todos los integrantes de un pueblo puedan tener una condición de vida estable y de acuerdo a su nivel económico dentro de las sociedades en las que se desarrollen.
            Si duda, el incremento del costo de vida en el mundo ha causado un traumatismo generalizado en países de economías débiles como Venezuela, pero a su vez se exhorta al gobierno nacional para que pueda desarrollar una política agro-alimentaria lo suficientemente concordante a la realidad del país.
            De acuerdo a diferentes datos y noticias que son demostrables a la opinión pública Venezuela debe de gozar de una política económica estable, como de una inflación que se pueda mantener en un solo dígito, es decir, no es posible que con tierras fértiles en diferentes estados, recursos naturales de bastante demanda a nivel mundial y demás factores que hacen que un país tenga un desarrollo sostenible; la cesta básica cada vez más se aleja de la ideal alimentación de una familia venezolana, la cual debería de cubrir un poco más de lo que en índices establecidos demandan en su cumplimiento.
            Se debe asegurar  al menos las condiciones económicas, un escenario ideal en el cual los venezolanos obtengan su cesta básica libre de inflaciones, cambios, moderaciones, es decir; impermeable a cualquier factor ya sea de crisis: política, económica, social, entre otras. La cual permita un bienestar al pueblo y una mejor calidad de vida, puesto que sus ingresos podrán cubrir holgadamente una cesta básica adecuada para su nivel de vida.
   
     Sin embargo la economía mundial, actualmente se declara en una profunda crisis ya conocida por muchos de nosotros, la cual detonó a mediados de 2008, y ha conllevado  a qué economías tan sólidas como la norte americana y algunas europeas hayan flaqueado ó más bien desacelerado en su desarrollo integral acarreando problemas neurálgicos en sus sociedades, gobierno, cultura, entre otras.

            De igual forma afecta de una manera muy general a otras partes del hemisferio terrestre en éste caso, América Latina que si bien unos más que otros se han visto afectados por sus intercambios comerciales con grandes potencias. No todo es tan negativo para nuestra región, puesto que se han convertido en una oportunidad de fortalecer nuestras propias economías y conformar por ejemplo algunos grupos que se ven como bloques económicos para mantener una correcta competitividad económica e ir conquistando más mercados.

        Todo se ve con un panorama muy alentador y proyectado al éxito, pero en realidad lo que no se explica y particularmente más aún en uno de éstos países latinoamericanos, todas esas oportunidades de resurgimiento económico no se vea aprovechado. A través del tiempo dicha visión se ha ido desvaneciendo, el resultado de manejo de gobiernos mezquinos ha desatado una constante lucha de clases donde los más débiles “pueblo” por una parte subsisten de forma indigna. Pero aún peor en la actualidad y futuro inmediato las cosas se ven de una manera más negativa, pesimista y lejos de una verdad invisible; si bien es cierto se ha repartido un poco mejor la riqueza, el poder ha administrado de la peor manera y esto sigue dejando como resultado que el más afectado sigue siendo el mismo pueblo, los cuales se rehúsan a esa verdad y otros que desesperadamente lo dan a conocer, porque en realidad no se ve mejoría a su alrededor

          En ésta perspectiva los incrementos en los alimentos son abrumadores, la especulación es de muerte lenta y lo peor es que va a parar en todos aquellos que subsisten con lo que apenas pueden devengar, con salarios a la vista de instancias internacionales por encima de las expectativas de los países latinoamericanos; según el salario mínimo más alto de ésta parte de la tierra, pero la cruda realidad es que no se puede asegurar ni la cesta básica alimentaria, porque no solo se trata de alimentos. De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en asocio con el Banco de Venezuela, donde se calcula el precio de la canasta básica teniendo en cuenta aspectos relevantes como: Encuesta de Ingreso-Gasto de los hogares, donde proporciona los gastos asociados de los hogares en los más de 400 bienes y servicios. El Banco de Venezuela seleccionó ciertos productos y servicios y los integraba en una canasta básica, al final calcula el peso de cada uno en la construcción del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), obteniendo lo siguiente:

Tabla de Rubros Principales y la Ponderación en el Cálculo de la Canasta Básica en Venezuela.

·         Alimentos y bebidas no alcohólicas: 22.9%
·         Bebidas alcohólicas y tabaco: 1.5%
·         Restaurantes y hoteles: 6.1%
·         Vestido y calzado: 6.5%
·         Alquiler de vivienda: 15.1%
·         Servicios de la vivienda: 3.5%
·         Mobiliarios, equipos del hogar y mantenimiento: 5.6%
·         Salud: 4.2%
·         Transporte: 13.3%
·         Comunicaciones: 5.2%
·         Esparcimiento y cultura: 5.1%
·         Servicios de educación: 4.8%
·         Bienes y servicios diversos: 6.2%

            El valor promedio de la Canasta y/o Cesta  Alimentaria Normativa, se ubicó en noviembre de 2011 en Bs. 7.787,32, lo que representa un incremento de 2.43% respecto al mes de octubre de 2011.
            La variación acumulada al mes de noviembre 2011 es de 26.4%, mientras que la variación acumulada para el mismo período del año 2010 fue de 24.27%.
            En este orden de ideas, puede argumentarse que por más mínimo que sea el aumento o la disminución de Canasta Alimentaria en Venezuela, sigue estando en estándares muy altos, demasiado por encima de lo que en realidad un ciudadano percibe en sus ingresos normalmente, haciendo que su nivel de vida en vez de mejorar, cada vez más se vea reducido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada